Saltar al contenido
Tienda Online de Gnomos

Historia de los Gnomos de jardin

Se piensa que el origen de estas pequeñas criaturas, de entre 15 a 20 centímetros, de barba blanca, gorro rojo puntiagudo y casi del mismo tamaño de ellos, se remonta a las réplicas de los pigmeos, cuando éstos realizaban trabajos de riesgo en las minas, y usaban éstos gorros repletos de paja para protegerse la cabeza de posibles derrumbes, y ropa de colores llamativos por si se perdían en las minas o sufrían algún accidente fueran fácilmente reconocidos.

Aunque su origen se sitúa en el siglo XIX, en el pueblo minero de Turingia, en Alemania, ya habían representaciones de éstas figuras en Turquía en el siglo XIII y en Italia, un poco más tarde en el siglo  XVI. También hay referencias de los gnomos en los Países Bajos y Laponia.

Se dice,  que los nomos de jardín  protejen los bosques y jardines y atraen la buena suerte, por ésta razón  desde hace muchos años, se empezaron a realizar figuras a mano, creando moldes que se rellenaban  con arcilla, luego se horneaban para aumentar su resistencia y por último se pintaban con colores llamativos, para así colocarlos  de decoración y compañia.

Hoy en día, es muy común encontrar pequeños gnomos en Alemania, en uno de cada seis jardines,  en diferentes formas y tamaños, sólos o acompañados de otras figuras tales como duendes, hadas, elfos, etc. A lo largo de todo el mundo, hoy podemos encontrar figuras, camisetas, peluche e infinidad de objetos  con éstas personillas.

Como un homenaje a los Gnomes, Google, dedicó el día 10 de junio del 2.018 (día del jardín de Alemania) su Doodle a ellos.

Los Gnomos,  de carácter alegre y divertido, viven en los troncos o en el subsuelo de  los bosques lejos de los humanos, y se cree que si se ven amenazados pueden transformarse en setas para pasar desapercibidos.

Llegan a vivir entre 400 y 500 años, y muchas veces también se les ha atribuido poderes sobrenaturales.